Informaciones sobre laminitis

Imprimir contenido

Autor: Wolfgang Busch

Bases anatómicas-físicas
El peso del cuerpo del animal está transferido a través de la columna de huesos de los extremidades al estuche córneo y sobre eso al subsuelo. El último eslabón en esta cadena es la tercera falange (P3), que está colgada al estuche córneo con una capa de mucha conexión, la lámina. Primero dentro de la tercera falange la carga de presión del cuerpo está convertida en una carga de tracción, después el estuche córneo la transmite de nuevo al subsuelo como carga de tracción.

 

Cambios en el casco de laminitis
Dentro de un casco afectado de laminitis, la tercera falange (P3) se despega de su unión fija y profunda con el estuche córneo. Dependiente del nivel de la enfermedad la carga solo puede ser en parte transmitida al subsuelo de la manera arriba mencionada. Al mismo tiempo, como consecuencia de este proceso, muchas veces la tercera falange (P3) cambia su posición dentro del estuche córneo. El resultado es que el peso del cuerpo está transferido directamente por el corion solear y el material córneo de la suela como carga de presión al subsuelo sin «el rodeo» por la suspensión elástica dentro del estuche córneo.

En caso de una laminitis menos grave cuando solamente las pinzas son afectadas por la laminitis, al principios la tercera falange (P3) rota hacia atrás-abajo, haciendo fuerza en particular al margen delantero de la tercera falange (P3) que tiene cantos vivos.

En caso de una laminitis grave la tercera falange (P3) se separa más o menos completamente del estuche córneo circundante y dentro desciende hacia abajo en conjunto; el margen inferior entero de la tercera falange (P3) se apoya en el corion solear. La consecuencia es un ejercicio de presión al mucho inervado corion solear, que no está construido para este presión, con el fin que el corion solear reacciona muy sensible y doloroso en estas zonas.

 

Bases del tratamiento ortopédico
Con respecto a estos hechos hay que prestar atención a algunos aspectos para un tratamiento ortopédico útil respectivamente para un herraje ortopédico eficaz.

1.) Aliviar las zonas dañadas
A causa de su separación de la unión el estuche córneo está dañado y no puede transferir la carga del cuerpo al subsuelo. La primer necesidad es aliviar las zonas dañadas en la medida de lo posible hasta que estas zonas han crecidas de arriba abajo para que sean estables de nuevo en su unión profunda con el corion laminar. Lo importante es que las zonas todavía posiblemente estables no tienen que cargar el peso entero del cuerpo, por ejemplo en caso de rotación en particular las talones, para evitar que, ahora mecánicamente, la unión entre el material córneo y la tercera falange (P3) se desgarre también en este zona.

2.) Aliviar las zonas dolorosas
La zona dolorosa de la suela debería ser aliviada; la tercera falange (P3) no debería tener un efecto transferible en su borde de cantos vivos.

 

Más informaciones
Para continuar le recomendamos la página siguiente:

Las herraduras Duplo de pinza abierta

Como herrar caballos en caso de laminitis

Última modificación: 06-03-2018

Newsletter

Por favor entre su E-Mail para suscribirse a nuestro boletín.

Cesta

0 Artículos

Cesta »